Espermatozoides de testículo

 

TratamientosEn los varones diagnosticados de azoospermia (ausencia de espermatozoides en el semen), es posible que sí hayan espermatozoides a nivel de los testículos. Esto puede ser debido a que exista una obstrucción en la salida de los espermatozoides (azoospermia obstructiva) o a que los testículos produzcan una cantidad de espermatozoides tan escasa que ninguno alcance a salir en el semen (azoospermia secretora). 

En estos casos se pueden aspirar estos espermatozoides directamente del parénquima testicular o de los epidídimos (primera porción del conducto de salida de los espermatozoides) y ser utilizados para ICSI, con lo que se consigue fecundación en pacientes que hace unos años no tenían posibilidad de descendencia propia. 

Esta aspiración de espermatozoides se realiza aplicando anestesia local en la piel del testículo y aspirando con una finísima aguja el parénquima testicular o el fluido epididimario. La muestra se deposita en una placa con medio, se separan los túbulos seminíferos que es donde se encuentran los espermatozoides valiéndose de unas agujas y con el microscopio invertido se buscan espermatozoides móviles. 

El procedimiento permite obtener una muy pequeña cantidad de espermatozoides que difícilmente podrían fecundar por sí mismos, por lo que siempre se recurre a hacerlos fecundar mediante ICSI. 

El pronóstico de fecundación es mejor en los casos de azoospermia obstructiva, es decir, aquellos que por agenesia, una infección anterior, inflamación, vasectomía, etc. tienen impedido el camino de salida de los espermatozoides aunque los produzcan los testículos de forma normal. Las posibilidades se encuentran más reducidas en las azoospermias secretoras, donde ya está afectada la función testicular. 

Cuando realizamos una biopsia testicular, congelamos la muestra obtenida fraccionandola, con el fin de que pueda aprovecharse para varios intentos de ICSI sin tener que repetir la biopsia.

Loading